Inteligencia Emocional

Just another WordPress.com weblog

La realidad de la ópera octubre 12, 2008

Filed under: Uncategorized — Anto @ 2:53 am

Antes de esta aurora,
cansada, cerraré los ojos,
para que él siga viviendo…
para no… ¡para no volver a verlo!

 

Sentimientos inexplicables recorrieron mi cuerpo cuando escuché este fragmento de la ópera Turandot, tan emocionada me sentí que no podía dejar de comentarles sobre esta experiencia.

Jueves 9 de Octubre de 2008 – 21:30hs: comienza a desarrollarse esta historia atrapante, los cantantes líricos con dotes actorales se presentan uno por uno; a través de los colores que le imprimen a sus voces se puede entender el perfil de cada personaje. La interpretación de cada aria es tan perfecta que los que estamos en las butacas somos atravesados por sentimientos muy fuertes que nos hacen vibrar al compás de los ritmos.

El coro que se escucha en cada fragmento de la ópera es impecable; la potencia de sus voces y la fuerza de sus interpretaciones nos hacen levitar de las sillas en los instantes más dramáticos y emocionantes de la obra. Cada palabra cantada se pronuncia con similar entonación a la palabra hablada, esto nos permite introducirnos en la historia que nos cantan y compenetrarnos hasta con los más secundarios personajes.

Todo se va desarrollando allí. La sinfónica lee la partitura al ritmo en que los cantantes actúan. Los músicos le dan vida a las notas del pentagrama a través de los más variados y exquisitos instrumentos. Los bailarines acompañan la melodía con movimientos sincronizados. La audiencia silenciosa disfruta de cada acto en el anonimato de la oscuridad. Todos juntos se brindan por completo para ser atrapados por el impecable guión, letra y música.

Transmitirles la realidad de la ópera es tan difícil, que creo que cada uno debería experimentarla y hasta vivirla de diferente modo. Para mi fue mucho más de lo que esperaba sentir en un espectáculo. Fue grande, fue movilizante y fue real.

 

Mi lugar octubre 7, 2008

Filed under: Uncategorized — Anto @ 3:05 am

 

 

Ahondamos en lo profundo de las emociones y nos dirigimos hacia ese lugar donde se experimentan los mayores sobresaltos y la más intensa tranquilidad… ese lugar que antes de acercarnos los pies a la tierra nos deja levitar unos segundos para que nos empapemos de sentimientos puros y siempre novedosos. Cuesta acostumbrarse a la paz de una noche en vela cuando volamos hacia otros lugares, cuesta acostumbrarse a la acelaración que nos produce lograr conquistar otra tierra y empezar a construir desde cero. Pero lo bueno de este lugar es que siempre vuelve a cero.. siempre experimentamos sentimientos nuevos, y aún cuando pensamos que conocemos lo que nos pasa, sucede algo que nos descoloca. Es como crecer y ser chiquitos de nuevo ante cada situación, es como navegar por los surcos que dejaron en ese lugar pero siempre tomando otros rumbos.

A veces da miedo adentrase a este lugar que aunque es mullidito y propio suele tener grandes señales que no podemos obviar y que una vez allí debemos seguir si queremos sentirnos bien con nosotros mismos. Y cuando sucede eso, cuando finalmente seguimos esas señales todo da medio giro y empezamos a mirar la vida diferente.

Hoy comparto este lugar, el mío, por primera vez con ustedes porque quiero dar medio giro, quiero animarme a ahondar en lo profundo y por fin seguir las señales.

 

AgÜita! septiembre 28, 2008

Filed under: Uncategorized — Anto @ 3:54 pm

             Humedad,

             Melodías nuevas,

             Frescura inusual,

             Renovación profunda,

             Ritmos contagiosos,

             Garabatos perfectos,

             Aire en bocanadas,

             Equilibrio,

Todos sentimientos que la lluvia genera en mí… El agua provoca sensaciones que algunos no se detienen a comprender…Nos atraviesa íntegramente y cuando decide caer nos ayuda a relajar el corazón y a empezar de nuevo.

 Les dejo una canción preciosa que llegó a mis oídos cuando la necesitaba: Coplas al Agua (audio), por el gran compositor e intéprete Juan Quintero.

  

 

 

 

 

Agüita de río manso,
     fresca y clarita
     libre como venís
     no han de acorralarte mis manos
     siempre andarás en mí,
     siempre andarás.

 

Agüita de niebla densa,
     rapa el camino
     y no se puede seguir
     solo queda verse a uno mismo
     siempre andarás en mí,
     siempre andarás.

 

Agüita que hay en mis ojos,
     lago profundo
     que no querés salir
     y que revalsás de nostalgia
     siempre andarás en mí,
     siempre andarás.

 

Agüita que hay en el cielo,
     que con los vientos
     te has alejao de aquí
     queda tu regalo en mi suelo
     siempre andarás en mí,
     siempre andarás.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El origen de la tragedia septiembre 22, 2008

Filed under: Inteligencia Musical — Anto @ 2:32 am

“La música y el mito trágico son, en un mismo plano, la expresión de la facultad dionisiaca de un pueblo, y parecen inseparables. Ambos derivan de una esfera del arte que, por lo mismo, es apolínea; ambos alumbran una región de armonías dichosas en las que se extingue deliciosamente la disoancia y se desvance la horrible imagen del mundo; ambos juegan con el aguijón del dolor, confiando en el poder infinito de sus encantos; ambos justifican por este juego la existencia de << el peor de los mundos>>. A los ojos del apolíneo, el instinto dionisiaco se manifiesta aquí como la fuerza asrtística primitiva y eterna, que llama a la vida al mundo entero de lo ilusorio, de lo aparente, en medio del cueal es necesaria un anueva ilusión transfiguradora para retener en la vida el mundo animado de la individualidad. Si nos fuese posible imaginar la disonancia hecha carne – ¿y qué es el hombre sino esa disonancia hecha carne? -, ara poder soportar la vida, esta disonancia tendría necesidad de una admirable ilusión, que le ocultase su verdadera naturaleza bajo un velo de belleza. Este es el verdadero fin del arte apolíneo; el nombre de Apolo resume aquí para nosotros esas ilusiones innúmeras de la bella pariencia que hacen, en cada momento, digna de ser vivida la existencia y nos empujan a vivir el instante que sigue”.

El Origen de la Tragedia

Friedrich Nietzsche

 

 La música, el arte ilusorio que nos motiva a seguir caminando cuando la realidad se hace carne viva; condimento que endulza los tragos amargos; nube donde acurrucarnos cuando la tormenta se hace visible.

Hermosas las líneas de Nietzsche, espero las disfruten tanto como yo.

 

Teatro + Música = Turandot septiembre 21, 2008

Filed under: Música y Teatro — Anto @ 6:09 pm

Turandot es una princesa china muy refinada, hermosa y caprichosa. Todos los caballeros de la época la desean y anhelan convertirse en el único hombre para ella, pero Turandot sólo aceptaría casarse con la persona que pudiera resolver tres acertijos que ella misma inventó. Muchos señores lucharon por conquistar el amor de esta bella dama pero sólo un hombre pudo lidiar con las pruebas de la princesa.

 

Turandot es una ópera compuesta por el italiano Giacomo Puccini que deleita en todo el mundo por su emocionante guión y el compromiso que deben tener los actores con cada personaje que interpretan en la historia. Cantantes líricos como Luciano Pavarotti, Placido Domingo y otros, encarnan el papel del amado de Turandot e interpretan a la perfección, una de las canciones más resonantes en el ambiente de la música lírica: “Nessun Dorma”, una partecita de esta obra increíble que hace despertar todas las emociones. 

 

En Octubre, el teatro y la música se fusionan para dar paso a la bella Turandot: el Libertador San Martín presenta la versión original de Turandot pero interpretada por artistas cordobeses.

 

Aquellos que quieran sumergirse en la realidad de esta ópera que otorga melodías inusuales para nuestro bagaje musical cotidiano, aquellos que gustan del teatro melodiosamente actuado, espero verlos en alguna butaca próxima a las tablas del Libertador.

 

 

 

Recomendación musical septiembre 2, 2008

Filed under: Inteligencia Musical — Anto @ 5:09 pm
Tags:

“La música puede dar nombre a lo innombrable

 y comunicar lo desconocido”.

Leonard Bernstein (1918-1990)

 Compositor estadounidense.

 

Para muchas personas la música representa aquello que no pueden expresar con palabras o gestos, es una herramienta para comunicarse con los demás. En ocasiones, la música tiene tanto poder de expresión que muchas veces se presentan incontrolables los efectos que puede producir, para cada persona, una melodía o letra que para el autor quizás era tan simple y representativa de sus emociones en el momento de crearla.

Jorge Drexler, es uno de los cantautores que tiene esa carcaterística de decir en palabras simples aquellos sentimientos que fluyen por el cuerpo en momentos particulares de la vida. Parece que su paso por la medicina  (es médico) le regaló conocimientos vastos para conocer el cuerpo y la música lo llevó a recorrer el alma. Su último disco, Cara B, es un doble disco en vivo con las canciones más lindas de sus álbums y con mayor repercusión en su audiciencia, que se hace notar en “Cara B” cuando le pide temas en pleno recital.

Para aquellos a los que les agrade la música y tengan ganas de encontrarse con nuevas melodias, les recomiendo que escuchen algunas de las canciones de Jorge Drexler en  “Cara B” que son, en mi opinión, la combinación justa entre letra y música, para “dar nombre a lo innombrable y comunicar lo desconocido”.

 

Bienvenidos! agosto 23, 2008

Filed under: Uncategorized — Anto @ 4:42 pm
Tags:

La inteligencia emocional es un conjunto  de aptitudes que se hallan implícitas dentro de cada persona, y dependen exlusivamente de ella para poder salir a luz. Esas aptitudes listas para convertirse en capacidades fácticas de los seres humanos se nutren de las emociones, los sentimientos y las pasiones que agudizan los sentidos y nos llevan a deternos en las pequeñas cosas o, paradojicamente, en las cosas que para cada uno significan grandeza.

Los invito a compartir esa partecita de mi que saborea el encuentro con las realidades más pequeñas y más profundas. Los invito a que compartan esos ases de luz que hacen más cálidos los momentos más movilizantes.